miércoles, 29 de julio de 2020

Muriendo en lugares importantes, seleccionada, en Ideas Creativas

FUNDACIÓN CULTURAL BCB PRESENTA LAS  OBRAS SELECCIONADAS PARA LA CONVOCATORIA “IDEAS CREATIVAS”

La Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia (FCBCB) presentó las obras seleccionadas para la convocatoria “Ideas Creativas. La pandemia y la experiencia de la cuarentena del año 2020”, cuya finalidad es estimular la creación artística y literaria en un período tan complejo, remunerando además las propuestas de mayor calidad y promoviendo así al sector artístico.
Se trató de una convocatoria urgente para intervenciones artísticas igualmente urgentes, que nos ayuden a sentipensar esta situación inédita y dramática para la humanidad”, explicó Guillermo Mariaca, presidente del Consejo de Administración de la Fundación.
Se recibió una importante cantidad de propuestas artísticas: 979 en total para las cinco categorías: Expresiones de la palabra, Visuales, Sonoras, Audiovisuales y Corporales. Las piezas fueron revisadas por cinco comités evaluadores, conformados por personalidades culturales nacionales con amplia experiencia en cada área.






miércoles, 3 de junio de 2020

Entrevista Periodico Los tiempos Suplemento de Cultura



Alejandra Alarcón: “‘Jugar a hacernos los muertos’ sublima el miedo a la muerte”


Cultura
    • Alarcón en su estudio, trabajando en una de sus obras. | CORTESÍA
    • Una de las recientes acuarelas pintadas por la artista. | CORTESÍA
    1 / 2
    Publicado el 31/05/2020 a las 0h00
    La Fundación Pollock-Krasner anunció el 15 de mayo que 121 artistas de 17 países fueron beneficiados con sus subvenciones anuales, proporcionando importantes recursos a creadores a nivel internacional. Una de las beneficiarias es la artista plástica Alejandra Alarcón, la cochabambina que actualmente vive en México y que constantemente representa al país por la calidad de su trabajo y la profundidad con la que cuestiona temas humanos. Entre los temas recurrentes de su obra está la identidad y su devenir, además del cuerpo y sus fluidos, la vida y la muerte, entre otros. En esta entrevista con Lecturas & Arte, Alarcón habla de este premio y sus continuos proyectos.

    —¿Qué significa ser una de las ganadoras de la beca Pollock-Krasner?
    —Creo que ganar un premio siempre es un gran honor, más aún cuando es internacional y de este prestigio. De alguna manera pone en un lugar a Bolivia y México como las patrias que me han dado cobijo en este camino. Significa la posibilidad de poder seguir y el reconocimiento a muchos años de trabajo en los que han estado implicadas muchas personas a mi alrededor.

    —¿Qué incluye la beca y cómo piensa aprovecharla?
    —La beca permite crear nuevos trabajos, comprar los materiales necesarios, pagar el alquiler del estudio, además de cubrir gastos personales y médicos, por un año. En mi caso, me permitirá continuar con el trabajo que he desarrollado en la serie El libro de las lágrimas, así como también poder experimentar y abrir otras líneas de trabajo.

    —¿Cuándo comenzó el proyecto Muriendo en lugares importantes y cómo ha evolucionado?
    —Muriendo en lugares importantes comenzó en 2017, es una serie de fotografías digitales, tomadas en el espacio exterior, en las que pretendo “morir”. Son tomadas en lugares emblemáticos de una ciudad, como catedrales, teatros, esculturas, edificios históricos, etc. Lugares también de consumo turístico, que tienen una carga cultural histórica y humana. Me interesa cuestionar la selfie como consumo de un lugar y como las personas que visitan espacios turísticos se toman una foto y la publican en las redes sociales, como prueba de haber estado ahí. También cuestionar la idea de lugares importantes ¿cuáles son?, ¿quién los define como importantes? y evidenciar al turismo, como una más de las herramientas del capitalismo, que los va vaciando de sentido y convirtiendo en lugares de consumo-selfie.
    Todas las fotos las voy subiendo a una cuenta de Instagram que está creada para ello.
    Con la pandemia, Muriendo en lugares importantes tomó otra dimensión muy poderosa, porque ahora realmente el espacio exterior sí tiene un peligro “de muerte”. Y todos estos lugares importantes de consumo turístico están vacíos. Es más, muchos están cerrados.
    Entonces he realizado otra serie de fotografías, en la que llevo guantes de plástico y cubrebocas y estoy “muerta” en todos estos lugares importantes totalmente desolados.
    “Jugar a hacernos los muertos” sublima el miedo a la muerte. Jugar a hacernos los muertos y morir donde nosotros elegimos nos permite sobrevivir frente a algo que no controlamos. Los humanos, como los animales, nos hacemos a los muertos para sobrevivir. Ahora el enemigo es real, es invisible y está afuera.

    —¿Cuál de sus proyectos es el que más sorpresas le ha dado?
    —Caperucita la más roja y El libro de la leche.
    Caperucita porque fue el inicio lúdico, sincero, en el que encontré una forma de trabajar, de pensar y de crear, me ayudó a saber quién y cómo era. Con Caperucita, mi trabajo llegó a otros países. Conocí a personas que me apoyaron para poder seguir.
    El libro de la leche fue también una parte (parto) aguas en la vida, porque con la maternidad yo pensaba y sentía (en ese primer momento) que ya no iba a poder crear, y esa serie me permitió poder entender todo lo que le estaba pasando a mi cuerpo y a mis nuevas identidades. También entendí que es imposible dejar de hacer. El libro de la leche me conectó con el profundo sentir de otras mujeres en la maternidad, en todos los sentimientos ambiguos que ésta tiene y que a veces no se pueden decir, porque son un tema tabú.
    La maternidad me ha hecho infinitamente más eficiente y ordenada para trabajar.
    Y a nivel conceptual, ha influido en toda una serie de reflexiones en torno al cuerpo, a los fluidos, al poder. A la autonomía, de nuestro cuerpo (útero, fluidos, sangre, leche) respecto a un sistema de poder que aún se expresa y materializa en controlarlo.

    —¿En qué está trabajando actualmente?
    —Estoy trabajando en dos proyectos uno que es una serie de acuarelas, que creo que llamaré El libro de los finales, y el otro que ya comenté en la pregunta sobre Muriendo en lugares importantes.
    Empecé esta nueva serie de acuarelas en la cuarentena, planteando la desaparición de lo humano, y su vez la relación entre la muerte y la cultura. Trabajé a partir de dos elementos, la silla y los huesos humanos.
    La silla como objeto, como símbolo del animal civilizado que se sienta, la silla como construcción cultural. Cada silla habla de un momento histórico, de un gusto, de una clase social, de una estética, de una vida, de un espacio, de alguien que descansó vivo o viva ahí. Cada silla tiene una carga cultural, histórica, socioeconómica. Todo esto frente a un hueso humano, a la muerte, a la fragmentación y desaparición.
    Vivir o sobrevivir esta pandemia nos cuestiona inefablemente, sobre el lugar del hombre respecto a la naturaleza y al cosmos. La naturaleza, en su equilibrio, no tiene preferencias. Pensar en la inminente desaparición de lo humano nos sitúa en una nueva realidad. En la que tendremos que repensar nuestras acciones en torno a un todo, en el cual no somos el centro.

    —¿Cree que el arte o las personas van a sufrir alguna transformación después de la pandemia?
    —Definitivamente sí, creo que van a cambiar el arte y las personas. Es una gran oportunidad para cuestionar el mundo que hemos creado. Para cuestionarnos.


    nota completa AQUÍ 

    miércoles, 20 de mayo de 2020

    Pollock-Krasner Foundation Announces 2019-20 Grants







    “From the beginning of Lee Krasner’s career to the planning of her legacy, she understood the importance of supporting professional artists,” said Ronald D. Spencer, Chairman and CEO of the Pollock-Krasner Foundation. “Thanks to her vision and generosity, the Foundation is proud to advance and highlight the work of our 2019-20 grant and award recipients. As communities around the world continue to navigate these unique and difficult times, the Foundation’s mission to foster the work and development of artists helps ensure they can continue to create new work.”



    PRESS RELEASE



    ART FORUM

    The Pollock-Krasner Foundation

    miércoles, 29 de abril de 2020

    Símbolos Patrios y Conservadurismo en el video arte Boliviano Actual



    EXPOSICIÓN: SÍMBOLOS PATRIOS Y CONSERVADURISMO POLÍTICO EN EL VIDEO ARTE BOLIVIANO ACTUAL



    ARTISTAS VARIOS

    BOLIVIA


    Actualmente la discusión sobre el conservadurismo desata mucha paranoia, nadie quiere decirse conservador, porque evidentemente contradice las normas de velocidad, efectividad y progreso, dogmas infranqueables del mundo contemporáneo.
    En Bolivia el conservadurismo se ha visto siempre relacionado con una derecha que ha fomentado los sistemas educativos tradicionales,  el patriotismo, los valores religiosos y la familia como la base de la estructura social.
    Esta muestra exhibe 7 obras que a través del video proyectan la compleja idiosincrasia boliviana, cuyo conservadurismo carga con una relación sumamente hermética sobre el concepto de nación, de territorio, de ciudadano y de patria.


    ALEJANDRA ALARCÓN




    ALEJANDRA DELGADO




    RAQUEL SCHWARTZ



    SANTIAGO CONTRERAS


    jueves, 23 de abril de 2020

    SALUD Galería Kiosko Santa Cruz Bolivia

    muestra completa

    AQUÍ
















    ARTE SALUD Y CONTEXTO 
    periódico La razón




    Texto completo 





    Pintura y fotografía: Artistas bolivianas y la creación desde el confinamiento








    texto completo 

    Entrevista Revista Cultural La Ramona, del periódico Opinión





    “Pintar y dibujar es una forma de pensar, y pensar es la posibilidad de construir una realidad diferente”

    Una entrevista a la artista visual cochabambina Alejandra Alarcón, que en febrero ganó la beca de la Fundación Pollock-Krasner.




    Alejandra Alarcón
    Alejandra Alarcón
    “Pintar y dibujar es una forma de pensar, y pensar es la posibilidad de construir una realidad diferente”
           
    •  
    “Volver a los fluidos es también político, porque los fluidos no nos pertenecen”, afirmaba Alejandra Alarcón, en una primera entrevista cuando exponía “Los libros de la sangre y de la leche”. Esta muestra abordaba los desafíos de la maternidad y la sexualidad de la mujeres que luchan por recuperar su cuerpos, su sangre, su leche y su autodeterminación en un sistema que la ha encasillado. La obra fue expuesta el 2019 en el Centro Simón I Patiño y a finales del mismo año con “Los libros de la leche” ganó la convocatoria de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia correspondiente a la cuarta versión del programa editorial “Letras e Imágenes de Nuevo Tiempo”, en la que publicaron las obras ganadoras en formato impreso. 
    Este año, Alejandra ha sido ganadora de la beca de la Fundación Pollock-Krasner de Nueva York. La Ramona pudo conversar con esta destacada y desafiante artista visual cochabambina. 
    Cuéntanos sobre la publicación de los libros de la leche por FCBC…



    “Los libros de la leche” tiene más o menos 47 obras visuales en las que trabajé sobre tres momentos de la maternidad: Leche-unión o el estado de disolución materno acuática; Alicia y su abismo o la búsqueda de una nueva identidad femenina, a partir de la separación madre-hijo; y la tercera: Dos Reinas, que describe el nacimiento de las dos mujeres que conviven en la misma vidaEste febrero recibí la beca de la  Fundación Pollock-Krasner de Nueva York, con ella podré continuar el trabajo que estaba realizando en la trilogía de “Los libros de la sangre, la leche y las lágrimas”. Ellos te dan apoyo financiero para que desarrolles tu trabajo por un año. 
    Ahora estoy trabajando en eso, avanzando en el “Libro de las lágrimas” y continuando el de la Sangre.
    La trilogía de tu obra son “Los libros de la sangre, de la leche y de las lágrimas”. Ya sabemos más o menos de qué van los primeros dos. ¿De qué trata el tercero?
    En el libro de las lágrimas, que es la tercera parte de la trilogía, me interesa trabajar la identidad en relación al otro, a la pareja, a los extraños equilibrios a los que nos sometemos para poder ser dos. 
    Otro tema que estoy trabajando en la serie, es sobre la ilusión y el dolor, cómo en el amor no vemos y solo proyectamos lo que queremos ver.  La separación como un despertar para poder ver de verdad. O también el amor como ficción que ante la muerte nos permite seguir vivos. 
    Estoy trabajando sobre todas las situaciones en las que estamos suspendidos en un beso siendo una entidad, sin poder vernos la cara, sin poder incorporar al otro.  El amor como ilusión y ficción (de oro). El amor como un “tú serás” (lo que yo quiero o lo que yo espero), con el no “final feliz” de la realidad.
    En esta tercera parte de la Trilogía, el fluido lágrimas y su relación con la identidad no es estrictamente femenino como en la de la Sangre, que hablaba de la virginidad, del aborto, de la menstruación, de perder un bebé. O en el de la leche, que era la materna femenina. En esta quise no asociar las lágrimas a lo femenino. 
    ¿Cómo es tu proceso creativo? Me da la impresión de que es muy íntimo, eres tú cuestionándote y contándonos distintas etapas de ser mujer de una manera cruda. Imagino que no es muy sencillo y requiere tiempo.
    En mi proceso creativo están siempre primero las imágenes. Son como antojos, o una necesidad de que exista. A veces la encuentro, viendo otras imágenes, en la red, en películas, en la realidad. Recién sé qué es la que estaba buscando cuando la encuentro. Al principio tengo que confiar en que es por ahí, es muy intuitivo, y hay que confiar porque en esta parte no tiene explicación. Luego está el proceso de materializarla, si es un dibujo, acuarela, video, objeto. Cuando se materializa se ajusta o negocia con el material, a veces haces el dibujo como lo imaginas, y ocurren accidentes, (con las manchas) o no puedes resolver algo, o en la composición, todo esto es parte, porque nuevamente encuentras nuevas cosas en el proceso, cuando la imagen está realizada, recién viene la parte más racional o conceptual, veo con otros ojos que está ahí, cuales son las relaciones, entre los elementos, sensaciones, ideas y recién empiezo a verbalizar y conceptualizar, como trabajo varios dibujos al mismo tiempo y van teniendo su desarrollo, hay una línea de pensamiento. En esta parte conceptual la búsqueda tiene un diálogo con lo que voy leyendo, de teoría sociológica, filosófica, psicológica o literatura, entonces cada nueva búsqueda es más delimitada.
    En algunas series me pasa que van surgiendo figuras arquetípicas. En estas me ayuda mucho trabajar con mitos, para decodificarlos, cambiarlos y hacer una nueva relectura.
    En todo este hay un proceso hay una búsqueda introspectiva (no necesariamente anecdótica).  Son preguntas que me hago y/u observo en las otras personas. Por ejemplo, la relación hija madre que trabaje con Blancanieves y la Madrastra. O el inicio de la sexualidad, con Caperucita. El Olor del clan para entender mi pertenencia a un clan o familia, para ahondar en los autoexilios, en la sanidad o enfermedad de pertenecer. En el Libro de la leche explore la maternidad, y el nacimiento de una nueva identidad.  En el libro de la sangre, la fertilidad, que ahora es útero y decide.
    Cada serie ha ido respondiendo a momento de la vida donde al crear las imágenes podía ir respondiéndome, o explorando la complejidad, de lo humano, cómo no hay totalidades, cómo pueden coexistir en una misma situación sentimientos opuestos, y así es.
    Estamos viviendo una rearticulación del movimiento feminista en toda Latinoamérica. ¿Cómo influye en tu creación?
    Sí, influye de manera determinante. Creo que es el momento de cuestionarse todo el tiempo desde donde hacemos nuestros postulados políticos, ideológicos, ontológicos.
    Esta resignificación que hago con los mitos y arquetipos es un intento de construir una nueva memoria histórica sobre símbolos que han sido construidos desde la cultura occidental patriarcal.  Creo que es el momento de hacer todo este trabajo, en el arte, en el discurso y en la vida cotidiana.
    Por otro lado, pienso que el feminismo ha puesto en discusión temas que ponen en evidencia un sistema de poder que oprime a todos los géneros. Siento que debe ser entendido como poder y no como algo entre lo femenino y lo masculino.
    Las mujeres también pueden estar en función a este poder.  Pienso que pedir la igualdad no es el camino, porque es un sistema que oprime a ambos, es necesario destruir este sistema. 
    No estoy de acuerdo con el feminismo que propone no vincular a los hombres en este proceso  de cambiar el sistema, no concuerdo con excluirlos. Pero, bueno, esa es una discusión dentro el mismo feminismo. Pero no debemos perder de vista que la lucha es contra un sistema de poder y una cultura, que nos necesita a todxs involucrados. 
    Ahora, lo desafiante es que los sistemas de poder tienen una forma de instrumentalizar los discursos que los cuestionan y hacerlos propios, vaciarlos de sentido, de volverlos un lugar políticamente correcto, de hacerlos una moda y una marca. Solo espero que los movimientos feministas no pierdan su fuerza crítica, y cuestionadora, para así poder articular un discurso de cambio real. 
    - ¿Cómo ha sido la postulación y qué tipo beca has ganado este año?
    Me acaban de dar la beca de la Fundación Pollock-Krasner. Para postular tienes que haber trabajado en el arte profesionalmente  durante un periodo de tiempo significativo, un mérito artístico reconocible y una necesidad financiera. Se puede postular  a través de su página web. Pueden postular artistas de todos los países. 
    La  fundación fue creada  con legado que dejó la pintora Lee Krasner, viuda del pintor norteamericano Jackson Pollock y una de las pioneras del impresionismo abstracto. Cada año concede alrededor de 86 becas, para artistas de todo el mundo.
    Esta beca me permitirá continuar con mi trabajo de investigación, creación y experimentación durante un año.  
    - ¿Qué sugerencias tienes para las nuevas generaciones de acuarelistas en Bolivia?
    Que pinten mucho. Pintar y dibujar es una forma de pensar, y pensar es la posibilidad de construir una realidad diferente. 
    Comunicadora – idaguita@gmail.com
    Más información de Alejandra Alarcón:
    http://caperucitalamasroja.blogspot.com/ 
    http://www.alejandra-alarcon.com/ 

    viernes, 3 de enero de 2020

    Presentación del Libro de la leche en el Museo Fernando Montes








    "La Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia (FCBCB) presentó las publicaciones correspondientes a la 4ta versión del programa editorial “Letras e Imágenes de Nuevo Tiempo” convocada bajo el principio curatorial denominado “Los Orígenes de la noche”
    El acto se llevó a cabo el viernes 20 de diciembre a las 19.00 en el Museo Fernando Montes (Calle Fernando Guachalla N. 476) dependiente de la Fundación.
    Siete obras en formato impreso fueron las seleccionadas: Aquí y Ahora, Conversando con artistas cruceños, realizado por el escritor y periodista José Andrés Sánchez Exeni; La noche con Marraqueta Blindada por Pablo Alfonso Aramayo Mérida. En Imágenes están: El Libro de la Leche de Alejandra Alarcón, Fue mi Mejor Invención de María Riveros; Errografías de Anuar Elías Pérez; Serendipia de Salvador Joaquín Molina y Libro para dejar de Mirarde Carlos Mujia Ovando."
    texto completo aquí











       






    Periódico La Razón